miércoles, 26 de marzo de 2008

Rafael Azcona. Adiós a un genio.


No creo que el humor negro sea negro, sino que lo que es negro es la vida. Al mismo tiempo, me niego a pensar o admitir que la vida siempre sea negra. Si fuera así, no habría quien lo soportara. De lo negro deriva siempre la farsa, la risa. Recordemos lo que pasa en los funerales al cabo del tiempo, cuando la gente rompe la tensión y empieza a cuchichear, contar anécdotas… buscar salidas a una situación verdaderamente negra. Fernando Fernán-Gómez me contó en una ocasión algo magistral. Según él, un amigo suyo que tenía un matrimonio desgraciado llevaba cinco años con continuas peleas. Una noche el hombre dijo: -Esto se acabó. Cogió la maleta y se marchó dando un portazo. El hombre bajó a la calle. Estaba lloviendo y no encontró un solo taxi. Esperó un par de horas y, al final pensando que a esas horas tampoco encontraría una habitación de hotel, decidió volver a casa. Su mujer, al verlo regresar exclamó entusiasmada: ¡¡¡Vuelves!!! No –él contestó. Es que no hay taxis.
Si uno corta cuando el hombre se va, eso es un drama. Pero si uno cuenta la verdad, si no corta, la vida deriva en lo que nosotros más o menos hacemos o pretendemos hacer en el cine.
Declaraciones de Rafael Azcona en el programa de televisión Versión Española, emitido por TV2 el 5 de enero de 1999.