domingo, 3 de febrero de 2008

La guerra


Decimos que la guerra termina con una rendición, un armisticio o un tratado. Pero lo cierto es que se agota por sí misma, deja de constituir su propia recompensa y de repente parece innoble, forma parte de la inmensa grosería del mundo. Carol Shields - La memoria de las piedras.