viernes, 15 de julio de 2016

Salto de Alexander Polli y dos planeadores más en Brévent, Alpes franceses.

El 'wingsuit'  (traje alado) es un deporte de riesgo que consiste en planear sobre el perfil de una montaña, a unos 160 kilómetros por hora, con un traje que incorpora membranas a modo de alas. Los planeadores de 'wingsuit' practican el "salto desde base", es decir, se dejan caer desde un acantilado o desde una cumbre enfundados en un traje que les hace parecer murciélagos y que cuesta desde unos 500 euros, el modelo más sencillo, a unos 1.500 por un diseño para expertos. Parte de la belleza del salto, que dura unos dos minutos a velocidades que pueden alcanzar los 200 kilómetros por hora, reside en volar muy cerca del contorno de la montaña a lo largo de varios kilómetros, antes de aterrizar con un paracaídas. Solo es apto para quienes acrediten una sólida experiencia como paracaidistas, con al menos 500 saltos de caída libre convencional o 200 saltos en los últimos 18 meses. Es una practica muy técnica y peligrosa donde el menor fallo puede ser fatal.


En una de nuestras marchas desde Chamonix (Alpes franceses), el pasado día 11 de julio, tuvimos la suerte de ser testigos de tres saltos, fue desde Brévent a 2.525 m. de altura. Uno de los planeadores era Alexander Polli, del que podéis ver muchos vídeos espectaculares, en concreto este en el año 2013 atravesando la Roca Foradada en Montserrat os lo recomiendo.

Salto desde Brévent 2.525 m., abajo Chamonix 1.035 m. 11 de julio 2016.

Salto desde Brévent 2.525 m., abajo Chamonix 1.035 m. 11 de julio 2016.

Salto desde Brévent 2.525 m., abajo Chamonix 1.035 m. 11 de julio 2016.


Alexander Polli, Brévent, 11 de julio 2106. Foto Yolanda Morata

Salto de Alexander Polli desde Brévent 2.525 m., abajo Chamonix 1.035 m. 11 de julio 2016.

Salto de Alexander Polli desde Brévent 2.525 metros, 11 de julio 2016.

Salto de Alexander Polli desde Brévent 2.525 metros, 11 de julio 2016.

Salto de Alexander Polli desde Brévent 2.525 metros, 11 de julio 2016.