viernes, 5 de octubre de 2007

Aburrimiento


El aburrimiento es un problema serio. Es la desdicha del dichoso. El que sufre no se aburre, se desespera o cualquier otra cosa más terrible todavía. La ausencia de proyectos es posiblemente lo que vuelve al mundo pesado, insignificante y aburrido. No tenemos nada para el tiempo, y eso produce una ligera angustia que se intenta aniquilar “matándole tiempo”, frase verdaderamente terrible. Ortega decía con mucha gracia que el animal cuando no tiene nada que lo estimule se duerme. Pero el hombre, sin embargo, en esa misma circunstancia se mantuvo despierto; por eso apareció el aburrimiento y con él una carrera precipitada para inventar estimulaciones. Quizá sea ésta la razón de que el consumo de drogas esté relacionado con el aburrimiento. Se ha comprobado que algunos animales de laboratorio pueden dosificarse el consumo de cocaína: toman menos si están en un ambiente rico y variado. José Antonio Marina.